Presenta Juan Villoro su obra La Casa Pierde en Oaxaca

Jenny SÁNCHEZ

La Casa Pierde, obra más reciente de Juan Villoro publicada por Editorial Almadía se presentó el pasado viernes 5 de mayo en el foro El Huaje de la Proveedora Escolar Casa Matriz.

La casa pierde es un libro que cuenta con diez relatos donde mezcla historias de futbolistas, amistad, escritores, entrenadores, desgracia, apuestas, secretos, descubrimientos, amor prohibido, boxeo, este último un deporte rudo relacionado con la literatura que también está inmersa en los golpes bajos de la vida, campanazos e historias inolvidables.

Durante la presentación, el escritor dijo que a los 17 años escribió sus primer libro “La noche navegable”, historias que fueron parte de los ritos del paso de la juventud en esa época, relatos que al paso de los años intentaba recordar y qué mejor que incluirlas en esta obra.

En la obra “La casa pierde”, un hombre ayuda por radio a los conductores nocturnos con instrucciones para llegar a sus destinos, hasta que, un secreto pasado lo alcanza.  En “Campeón ligero”, un periodista deportico cuenta la caída del boxeador que en algún momento fue su amigo más cercano, al tiempo ue confiesa su papel en dicha desgracia.

En “extremo fantasma”, el entrenador de un equipo de futbol se da cuenta de que lo han contratado no para ganar sino tal vez sólo para cubrir las apariencias. En la “alcoba dormida”, un aspirante a escritor conoce a unas almas gemelas que llegan a vivir en una misma pensión; poco a poco descubre que él despierta en las hermanas sentimientos que van desde el desprecio instantáneo hasta el amor prohibido. En “En “El planeta prohibido”, un hombre se muda a New Haven para dar un curso universitario, pero un descubrimiento mayúsculo lo espera allá: sabrá que las personas que debieran ser las más cercanas a veces nos resultan incomprensibles y viceversa.

El autor durante su presentación al público en general estuvo acompañado por Raymundo Gómez y Óscar Martínez “Oxama”. Al finalizar se ofreció un concierto a cargo del Dúo Zapocelta y hubo una venta especial de Almadía con descuentos, regalos y diferentes sorpresas.

Previó a la presentación, el escritor mexicano tuvo una rueda de prensa con medios oaxaqueños en los que resaltó que la mayoría de los escritores hacen periodismo y luego ficción, pero en su caso, desde muy jóven hizo ficción y tardó varios años en hacer periodismo.

 

Juan Villoro

 

Juan Villoro estudió la licenciatura en Sociología en la Universidad Autónoma Metropolitana, fue becario del INBA en el área de narrativa (1976-1977) y del Sistema Nacional de Creadores Artísticos (1994-1996); de 1977 a 1981 se desempeñó como agregado cultural en la Embajada de México en Berlín Oriental. Está casado con la editora Margarita Heredia.

Miembro activo en la vida periodística mexicana, escribe sobre diversos temas, como deportes, rock y cine, además de literatura, y ha colaborado en numerosos medios como Vuelta, Nexos, Proceso, Cambio, Unomásuno, Reforma (periódico) y La Jornada. En esta última dirigió el suplemento La Jornada Semanal entre 1995 y 1998. Apasionado por el fútbol —hincha del Barça, su amor de la infancia es el Club Necaxa, del que tiene frases célebres, por ejemplo, “El Necaxa es como la literatura, para las minorías ilustradas”—, ha sido cronista de varios Mundiales: Italia 90 para El Nacional, Francia 98 para La Jornada, Alemania 2006 y Sudáfrica 2010.

También ha sido profesor de literatura en la Universidad Nacional Autónoma de México y profesor invitado en las universidades de Yale, de Boston, Pompeu Fabra y de Princeton.

El 8 de diciembre de 2012 recibió el Homenaje Nacional de Periodismo Cultural “Fernando Benítez”, en el marco de la XXVII Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara, México.6 En octubre de 2013 fue elegido como miembro de El Colegio Nacional, su discurso de ingreso fue programado para el 25 de febrero de 2014.7

 

————–

SECULTA participa en el “Encuentro de Teatro Hecho por niñas y niños”

La Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca participó en las sesiones de trabajo por el próximo “Encuentro de Teatro hecho por niñas y niños” que tendrá lugar en octubre en la ciudad de Aguascalientes, donde el estado de Oaxaca tendrá representación con el proyecto “Hansel y Gretel”, obra dirigida por José Benjamín Cruz Casillas, director de Carapacho Teatro. Las sesiones se llevaron a cabo del 3 al 7 de mayo de 2017 en las instalaciones de la Escuela Nacional de Arte Teatral del Centro Nacional de las Artes en la Ciudad de México.

Carapacho Teatro Infantil es un grupo con más de 11 años de experiencia, cuya labor los ha llevado a desarrollar talleres de juegos teatrales infantiles para la formación de nuevos actores y actrices en Ayutla Mixe, así como su participación en diversos montajes en diferentes estados de la república y países de Centro y Sudamérica.

La puesta en escena que representará al estado de Oaxaca, narra la historia de Hansel Martínez, un niño trompetista y Gretel Galván, una niña lectora, hermanos de padres diferentes que viven la escasez de recursos en un pueblo con un alto grado de marginación social. En esta historia los hermanos tendrán que enfrentar el abandono, la lucha contra el hambre lo cual los llevará a extraviarse en el bosque.

En el intento por reencontrarse caerán en las manos de una Bruja quien utilizará la estrategia de enfrentarlos para conseguir su propósito: hacer que olviden quienes son y devorarlos. Al borde de la extinción descubrirán que el amor fraternal unirá sus capacidades personales y será la mejor arma para confrontar cualquier obstáculo.

Esta iniciativa de teatro infantil y juvenil se deriva del programa de Desarrollo Cultural Infantil “Alas y Raíces” que promueve la Secretaría de Cultura Federal a través de la Seculta y que genera espacios lúdicos de expresión y reflexión donde niños y adolescentes pueden tomar la voz y aportar contenidos, comprometiéndose con sus propios intereses y con la construcción de su ciudadanía. De esta manera, la creatividad, el arte y la cultura resultan medios efectivos para incidir en sus comunidades y formar parte de la toma de decisiones y del desarrollo de su realidad.

 

Editan libro sobre la riqueza florística del cerro de la estrella

INAH

Ciudad de México.- Localizado en el corazón urbano de la delegación Iztapalapa, el Cerro de la Estrella es uno de los más grandes íconos de la Ciudad de México, donde varios pueblos mesoamericanos realizaban cada 52 años la ceremonia del Fuego Nuevo y hoy en día es espacio emblemático en la celebración de la Semana Santa. Sin embargo, poco se conoce de su riqueza florística, que abarca un total de 255 especies.

En el libro Guía florística del Cerro de la Estrella, editado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), los investigadores Aurora Montúfar López y Alejandro Torres Montúfar detallan el trabajo que emprendieron de recolección semanal de muestras para describir e ilustrar 155 de las 255 especies de flora presentes en los alrededores de este volcán extinto, conocido antiguamente como Huizachtépetl, o cerro de los huizaches, en alusión a un árbol que, irónicamente, es hoy poco apreciable en la zona.

Dicho recuento cobra relevancia si se considera que en el Valle de México se han registrado dos mil 71 especies, lo cual habla de la trascendencia florística del Cerro de la Estrella.

Alejandro Torres Montúfar señala que el volumen conjuga un lenguaje ameno con fotografías de alta calidad e información actualizada, bajo la idea de  contribuir a que tanto los habitantes de Iztapalapa, como aquellos que están próximos a otras áreas naturales de la Ciudad de México (o de otros estados de la República) conozcan mejor su entorno y contribuyan a su conservación.

La obra hace también un examen crítico de la pérdida de espacio en el bioma del cerro, que ha pasado de mil 100 hectáreas en 1938, a 121.77 hectáreas en 2007, derivado de la expansión urbana y la errónea reforestación que solía hacerse con especies alóctonas como el eucalipto, que absorbe demasiada agua del subsuelo y además expulsa a los árboles endémicos.

En Guía florística del Cerro de la Estrella también se detallan los esfuerzos que autoridades, académicos y ambientalistas desarrollan para el repoblamiento ecológico del medio, con plantas como el encino (Quercus rugosa), el huizache (Vachellia farnesiana) y el palo dulce (Eysenhardtia polystachya) que, acorde con documentos novohispanos y cronistas del siglo XVI, proliferaban originalmente en el área.

El arqueólogo Raúl Arana, quien ha trabajado en el sitio del Cerro de la Estrella desde hace varios años, destaca el aporte del libro no sólo a la literatura florística mexicana —al incluir 44 especies que carecían de registro—, sino también a futuros programas de reforestación del lugar.

Respecto a la importancia histórica del Cerro de la Estrella, el investigador comenta que se ha logrado esclarecer el pasado de este importante lugar, donde se tienen identificadas ocupaciones que van desde el año 2000 a.C. y hasta 1507, cuando se realizó la última ceremonia del Fuego Nuevo, de acuerdo con las crónicas y la evidencia arqueológica recogida en campo.

Efectuada cada 52 años para mantener vivo al Sol y al universo, esta conmemoración marcaba para los mexicas, los colhuas y otros pueblos mesoamericanos el reinicio de sus calendarios solares y rituales.

La más notoria huella que se tiene de esta ceremonia en el Cerro de la Estrella y de la cual se habla también en el libro editado por el INAH, es el Templo del Fuego Nuevo, una pirámide de siete etapas constructivas, cuya orientación al poniente tenía el objetivo de ofrendar sacrificios humanos a la luz que se ocultaba.

Luego de hacer énfasis en el sincretismo que guarda esa antigua creencia del renacer solar con la actual celebración de la Semana Santa en el Cerro de la Estrella, Aurora Montúfar apunta que la publicación pretende hacer un llamado a recuperar la relación armónica que las culturas prehispánicas tenían con su entorno natural, fin primordial de la guía florística.

Tatuaje, ritual de 3 siglos; tradición ¿arte o rebeldía?

Agencias

Nueva York.- La tradición de los tatuajes, arte para unos, acto de rebeldía para otros y algo impensable para muchos, es el centro de una exhibición en Nueva York que cuenta la historia de una costumbre que se arrastra desde hace tres siglos.

Tattooed New York, en el Museo y Biblioteca Sociedad Histórica, cuenta al público a través de más de 250 piezas —fotos, pinturas, objetos, videos e instalaciones— 300 años del tatuaje en el territorio que ahora ocupa esta ciudad.

Los tatuajes, que hace más de un siglo eran vistos como algo de marginales, son algo común hoy y los muestran famosos, entre ellos Rihanna, Lady Gaga o Ricky Martin, Angelina Jolie, Scarlett Johansson o el futbolista David Beckham.

El mundo de la moda tampoco escapa a ellos, ya que son muchos los diseñadores que los han usado en sus creaciones y llevado a la pasarela.

La exhibición hace un recorrido desde los tempranos 1700, con los nativos norteamericanos, como las tribus Iroquois, al norte de lo que hoy es Nueva York, que usaban el pigmento del hollín o molían minerales para tatuarse. Lo hacían con frecuencia para celebrar triunfos militares, para protegerse durante una batalla, o como parte de sus rituales curativos o religiosos.

Flores, pájaros, mariposas, tigres, águilas, calaveras, diablos, mujeres, parejas, banderas o motivos religiosos, entre muchos otros, figuran ente la gran variedad de diseños que elige una persona para tatuar su piel, desde la cabeza hasta el tobillo, como muestra Tattooed New York.

La exhibición narra cómo marineros y soldados no abandonaban un puerto o tierras lejanas sin llevar con ellos un tatuaje, como el de un dragón si había visitado China.

También eran símbolo de valentía, como la pantera, o la buena suerte, y entre los más populares estaban el gallo y el cerdo en el pie, para protegerles de ahogarse. Tatuarse un ancla era símbolo de estabilidad y el de una brújula para indicar que siempre podrían navegar a casa.

Durante más de un siglo, los tatuajes permanecieron como una forma fácil, confiable e importante de identificar a los hombres en el servicio militar, incluyendo a aquellos que morían en batalla, destaca la muestra, que tiene como curador a Cristian Panaite.

En la Guerra Civil (1861-1865), Martin Hildebrandt, considerado el primer artista de esta tradición en Nueva York, tatuó los nombres de miles de soldados de la Unión y de la Confederación en sus brazos y pechos, señala además la exhibición.

Muestra también fotos de mujeres que, en pleno siglo XVIII —cuando imperaba el recato— llevaban el cuerpo tatuado, desde el cuello hasta los tobillos, y se atrevían a mostrarlo, como Nora Hildebrandt, que lucía más de 365 diseños. Ella se unió al circo Barnum & Bailey siendo la primera mujer que lucía su cuerpo tatuado en EU.

También se destaca a Mildred Hull, la primera y única artista en tener su tienda de tatuajes en el Bowery, un vecindario de Nueva York donde proliferó este arte en las barberías. Tenía más de 300 tatuajes en su cuerpo.

Muchas mujeres tatuadas eran fuertes, independientes, manejaron con destreza sus carreras”, sostiene el curador.

Entre los objetos que se exhiben está la primera “pluma eléctrica” inventada por Edison, que sirvió de base para la que fabricó Samuel O’Reilly en 1891, con la que revolucionó el mundo del tatuaje.

El 1 de noviembre de 1961 el Departamento de Salud declaró ilegal el hacer tatuajes, atribuyéndole los 13 casos de Hepatitis B surgidos.

Esa medida llevó a algunos artistas a mudarse de la ciudad y a otros a la clandestinidad, trabajando desde sus hogares, una escena que también ha sido recreada con una instalación como parte de la exhibición. No fue hasta más recientemente, en febrero de 1997, que se levantó la prohibición, una época en que surgieron varios artistas.

De acuerdo con información proporcionada por el Museo y Biblioteca Sociedad Histórica, que mostrará la exhibición hasta finales de este mes, hay más de 270 estudios de tatuaje en esa ciudad.

Leonardo da Vinci no tuvo límites en su genialidad

Notimex

Ciudad de México.- Considerado uno de los pocos genios que ha existido a lo largo de la humanidad, pintor, estudioso del hombre e inventor de múltiples aparatos para diferentes ámbitos, el italiano Leonardo da Vinci nació hace 565 años, el 15 de abril de 1452.

El creador de obras como la pintura “La Gioconda” o “La Mona Lisa”, de máquinas para volar o estudios anatómicos o de botánica, vino al mundo en la villa toscana de Vinci, hijo de un rico notario florentino y una campesina, quien tiempo después contrajo matrimonio con un artesano.

Desde sus primeros años, el pequeño Leonardo mostró un fuerte interés por la pintura y pasaba gran parte de su tiempo dibujando animales mitológicos de su propia invención, inspirados en una profunda observación del entorno natural en el que creció.

Al cumplir 14 años, y gracias al apoyo de su padre, ingresó como aprendiz en el taller del artista Andrea del Verrocchio (1435-1488), quien le enseñó pintura, escultura, técnicas y mecánicas de la creación artística.

En este periodo, el joven Leonardo frecuentó al también artista Antonio Pollaiuollo, quien le permitió hacer sus primeros estudios de anatomía.

Se sabe que su primer trabajo fue la construcción de la esfera de cobre proyectada por Brunelleschi para coronar la iglesia de Santa Maria dei Fiori, al que le siguió el “Bautismo de Cristo”, obra con la que superó a su maestro y que permeó de dinamismo.

A este periodo creativo pertenecen sus obras “San Jerónimo” y el gran panel “La adoración de los Magos”, que fueron recibidos favorablemente por la crítica que los calificó como innovadores y dinámicos, características que otorgó la maestría en los contrastes de rasgos, en la composición geométrica de la escena y en el extraordinario manejo de la técnica del claroscuro del artista.

A los 30 años, en 1482, el talentoso artista decidió dejar Florencia para viajar a Milán, donde se presentó ante el poderoso duque Ludovico Sforza (1452-1508), en cuya corte permaneció 17 años, no sólo como pintor sino como inventor; en este último rubro sus diversos proyectos abarcaron hidráulica, mecánica y arquitectura.

Siguiendo las bases matemáticas fijadas por León Bautista Alberti (1404-1472) y Piero della Francesca (1451-1492), Leonardo comenzó sus apuntes para la formulación de una ciencia de la pintura, al tiempo que se ejercitó en la ejecución y fabricación de laúdes.

Estimulado por la dramática peste que asoló Milán, el artista proyectó espaciosas villas, hizo planos para canalizaciones de ríos e ingeniosos sistemas de defensa para enfrentar a la artillería enemiga.

Mientras que en el campo de arte fue elegido para la realización de una monumental estatua ecuestre en honor de Francesco, el fundador de la dinastía Sforza, en la que trabajó durante 16 años y que no logró concretar.

En 1494, su amistad con el matemático y fraile franciscano Luca Pacioli (1445-1517) le permitió ilustrar su libro “Divina proportione”, trabajo que le valió ser reconocido como el creador de la moderna ilustración científica y emprender diversos proyectos de pintura, arquitectura, anatomía, geografía, botánica, hidráulica y aerodinámica.

A finales de 1499, la llegada de los franceses a Milán obligaron a Da Vinci a abandonar la ciudad para trasladarse a Venecia, donde fue contratado como ingeniero militar, puesto desde el cual proyectó una cantidad de artefactos cuya realización concreta no se hizo sino, en muchos casos, hasta los siglos XIX y XX.

Luego de 20 años de ausencia, en 1500 Leonardo Da Vinci regresó a Florencia, ya siendo considerado uno de los artistas más prominentes de Italia.

De acuerdo con la biografía de Leonardo da Vinci publicada en el sitio “lecturalia.com”, en 1503 realizó “La Gioconda”, también llamada “La Mona Lisa”, su obra más conocida en todo el mundo, y a partir de 1506 su vida transcurrió entre Florencia y Milán, realizando varios trabajos como arquitecto para nobles locales.

A partir de 1513 radicó en Roma, donde preparó algunos de sus trabajos más interesantes como inventor, pero tras encontrar siempre obstáculos por parte de la Iglesia Católica, decidió abandonar esta labor y trasladarse a Francia, donde proyectó palacios y ciudades.

Este genio del renacimiento dejó un gran número de bocetos y dibujos de todas sus creaciones, siempre consideradas un compendio propio de notas, sin intención de divulgación o enseñanza.

Leonardo da Vinci, dueño de una genialidad sin igual, murió el 2 de mayo de 1519 en el castillo de Clos-Lucé, en el valle de Loira, Francia, donde vivió sus últimos años.

 

Trine Ellitsgaard muestra su arte minimalista en el textil

Con 24 obras, Trine Ellitsgaard da al espectador una muestra de cómo con materiales diversos se puede llegar a una pieza textil, que sorprende por su geometría y su sobriedad.

La artista danesa que desde hace más de 20 años vive en Oaxaca, reúne obra reciente en la muestra Tekstil, en el Centro Cultural y Académico San Pablo, los materiales que destacan en las piezas son, seda, cobre, hilo de vidrio, henequén, bambú, pelo de caballo, pita, ramio, papel, oro e intestinos de cerdo.

Y es que Ellitsgaard va incorporando a las fibras, elemento cotidianos, materiales que se encuentra en su andar por los mercados.

En una de sus obras vemos canastas diminutas de colores que encontró en Guanajuato. En esta pieza rememora aquellos ceñidores japoneses con mil nudos que servían como un amuleto de protección para aquellos que iban a la guerra, la artista comentó que se inspiró en esta tradición al hacer este textil, donde incluye 640 canastas; y es que al mirar la obra da la impresión de que son los nudos.

El viaje por la exposición continúa con una pieza que destaca en la sala, por su forma, el material y la sombra que refleja, se trata de una obra elaborada con intestinos de cerdo, que encontró en un mercado en Lisboa hace muchos años, estos son utilizados para elaborar salchichas y Ellistgaard convierte el material en una obra de arte.

Tekstil va guiando al espectador por distintas formas y texturas, que la creadora logra con los materiales y la técnica.

Ellitsgaard comentó que una de las cualidades del textil es precisamente la atracción que llega a tener en quien lo ve, “cuando alguien ve los materiales se fascina, siempre van a querer verlos de cerca, para encontrar cómo se hizo el tapiz o tapete, incluso te llama la atención tocar la obra, existe una fascinación”.

El escritor Michael Sledge indicó que la “variedad de formas y la incansable búsqueda de nuevas maneras de usar los materiales nos desafían a apreciar su trabajo como la expresión de una sensibilidad unificada. Hay cualidades que nunca faltan durante los encuentros con la obra de Trine: una elegancia, un exquisito sentido del equilibrio y una sutil armonía de color y diseño”.

Agregó que la artista “ha cultivado sin cesar una visión sorprendente del arte textil, que lo mismo integra formatos tradicionales como excrecencias salvajes que conducen al tejido a territorios desconocidos”.

Las obras expuestas las elaboró en su taller, donde tiene un telar pequeño que se trajo de Dinamarca, otras en Teotitlán del Valle donde está su telar grande y unas piezas más las creó en el Taller de Afelpado del Centro de las Artes de San Agustín (CaSa).

Trine Ellitsgaard platicó que anteriormente trabajaba de 8 de la mañana a 10 de la noche, pero ahora por ocupaciones del hogar le queda poco tiempo para crear, por ello le gusta mucho el telar, “porque una vez que entras al telar, te agarra, no puedes dejarlo, empiezas a trabajar con todo el cuerpo en esta máquina y eso me gusta mucho”.

En el taller de Trine Ellitsgaard abundan los materiales, hay hilos de todo tipo que ha ido adquiriendo con el paso de los años, ahora para una de sus obras, utilizó unos hilos que compró en Dinamarca hace mucho tiempo, estos eran utilizados por los pescadores y ella los adquirió cuando la fábrica donde los hacían cerró porque entraron los hilos de plástico.

Así como este material, hay muchos que va incorporando a sus obras de arte las cuales se pueden admirar en la exposición, Tekstil, que podrá ser visitada en el Centro Académico y Cultura San Pablo durante los próximo cuatro meses, ya que cierra en agosto.

Continúa taller dirigido por Rubén Luengas

San Agustín, Etla, Oaxaca.- El pasado domingo 9 de abril, se realizó en el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa) un ensayo abierto al público, como muestra de resultados del tercer módulo de ¡POM! Taller de Orquesta Mexicana.

Desde febrero de este año dio inicio el taller dirigido por Rubén Luengas, músico e investigador, quien preocupado por la preservación de las músicas tradicionales del país, da vida al proyecto, en colaboración con el CaSa. Este proyecto es beneficiario del Programa de Apoyo a la Docencia, Investigación y Difusión de las Artes (PADID), del Centro Nacional de las Artes.

Pasatono Orquesta Mexicana ¡POM! reactiva la idea de la Orquesta Mexicana de Carlos Chávez, conformada por instrumentos indígenas y mestizos de distintas tradiciones musicales de México. Esta iniciativa crea un espacio de exploración, experimentación, análisis y reflexión para la práctica musical de obra compuesta para Orquesta tradicional y Orquesta mexicana.

La intención de los formadores e integrantes del taller es resumir músicas tradicionales e indígenas de México y llevarlas a la sala de conciertos. Siguiendo esta idea el último módulo cerrará con un concierto para todo aquel que guste de la música y quiera conocer esta dedicada labor.

El módulo de cierre se realizará en mayo, con la participación de José Luis Castillo, director de la Orquesta de Cámara de Bellas Artes, como invitado especial. Durante una semana, los alumnos recibirán una master class a cargo del director, en donde se afinarán detalles del concierto de clausura a realizarse el domingo 28 de mayo a las 13:00 horas en este Centro.

 

Celebran aniversario luctuoso de Israel Rivera Pérez, fundador del Coro de la Ciudad

El Centro Cultural San Pablo fue sede del décimo aniversario luctuoso de Israel Rivera Pérez, músico y fundador del Coro de la Ciudad, agrupación que desde su creación se ha convertido en un referente de la capital oaxaqueña.

Para conmemorarlo, el Gobierno Municipal a través de la Dirección General de las Culturas en coordinación con la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca (Fahho) y la Fonoteca Juan León Mariscal organizaron un recital, actividad en la que los asistentes pudieron deleitarse con piezas musicales históricas que datan de los años 1600 a 1845, además de composiciones recientes de entre 1921 a 2015.

Al hacer uso de la palabra, el Director General de las Culturas, Carlos Spíndola Pérez Guerrero destacó la labor del maestro Israel Rivera Pérez, quién -dijo- siempre estuvo dispuesto a compartir sus conocimientos, y a partir de la música construir una identidad cultural para las y los oaxaqueños. “Este Coro es motivo de orgullo, hasta la fecha para nosotros. En cada una de sus interpretaciones se siente el cariño con el que la agrupación fue creada. Reconozco al maestro Israel como a una persona que dio tanto para su estado y quien merece el respeto y reconocimiento”, enfatizó.

Con este ideal –explicó el funcionario municipal– el maestro Israel Rivera Pérez creó en 1990 el Coro de la Ciudad, agrupación que rápidamente superó las barreras territoriales entre Oaxaca y estados como Chispas y Guerrero, donde en repetidas ocasiones se han presentado exitosamente.

Israel Rivera Pérez, galardonado en 1998 por el Ayuntamiento Capitalino como ciudadano distinguido, fue recordado por las y los asistentes como un defensor de la música y las artes, forjador de jóvenes respetuosos y comprometidos con su ciudad y su legado musical.

El homenaje al oaxaqueño fue el marco para celebrar a otro de los grandes compositores y músicos que dejaron huella en la ciudad. Se trató de George Friedrich Händel, creador de la obra musical. El Mesías” del año 1700, cuyo trabajo es rescatado por la Fonoteca.

 

Para saber más de Israel Rivera Pérez

 

Es originario de Santiago Tenango, Etla, Oaxaca. Realizó sus estudios en la Escuela de Música Sacramento del Seminario Teológico Presbiterio de México, donde recibió clases de Óscar Rodríguez y de James y Dora McKaughan. En su segundo año de carrera tomó la dirección del Coro del Seminario, realizando sus primeras giras por el país y la ciudad de McAllen Texas en Estados Unidos.

Tras graduarse con mención honorífica en 1967, se convirtió en catedrático de la Escuela de Bellas Artes de la UABJO. De 1977 a 2002 fue ministro y director del Coro David de la Iglesia Nacional Presbiteriana, dirigió el Coro de 500 voces del Festival Nacional de Coros Evangélicos en la Sala Netzahualtcóyotl del Centro Cultural Universitario de la UNAM.

Posteriormente Israel Rivera Pérez tuvo a su cargo por 18 años el Coro de la Ciudad de Oaxaca, donde trabajó con diferentes instituciones musicales como la Filarmónica de Querétaro, la Sinfónica de Oaxaca y la Banda de Música del Estado.

 

—————

 

Recibe Ray Loriga

el Alfaguara 2017

*Lo hace por el libro “Rendiciòn”

 

Agencias

 

 

Ciudad de México.- El escritor español Ray Loriga fue declarado ganador del Premio Alfaguara de Novela 2017, con su obra Rendición, que el jurado considera como una “parábola de nuestras sociedades expuestas a la mirada y juicio de todos”.

Loriga, cuyo verdadero nombre es Jorge Loriga Torrenova, también es guionista y director de cine.

“Una obra kafkiana y orwelliana sobre la autoridad y la manipulación colectiva. Una parábola de nuestras sociedades”, como la ha definido la escritora Elena Poniatowska, presidenta del jurado, encargada de leer el fallo este miércoles 5 de abril.

La novela de Loriga, que recibirá 175.000 dólares como premio, ha sido uno de los 665 manuscritos recibidos por la organización, de las cuales 91 venían de México. Su obra presentó bajo el título Victoria y fue elegida por unanimidad como ganadora del 20º Premio Alfaguara.

“La trama de rendición sorprende a cada página hasta conducirnos a un final impactante”, ha añadido Poniatowska.

El también guionista y director de cine ha ido a recoger el premio porque “como diría Aute, pasaba por aquí”. El escritor ha resaltado la ilusión que le ha hecho recibir este premio en su 20ª edición, que coincide con el año en que ha celebrado su 50º cumpleaños y cuando se cumplen también 25 años de la publicación de su primera novela (Lo por de todo).

 

Inaugura exposición fotográfica en Zaachila

*Tras inaugurar exposición fotográfica “Laanii Xtera Buin ni Rkull Ba” (Fiesta de la Gente que Toca la Concha), la alcaldesa invitó a la ciudadanía visitar la localidad en esta Semana Santa

 

Eusebio PÉREZ SANTOS

 

Tras inaugurar la exposición fotográfica “Laanii Xtera Buin ni Rkull Ba” (Fiesta de la Gente que Toca la Concha), que se presenta en el quiosco de la población, la presidenta municipal de la Villa de Zaachila, Maricela Martínez Coronel, invitó a la ciudadanía en general para que en estas fiestas de Semana Santa visiten la “Cuna de la Danza de la Pluma” y aprecien sus costumbres, tradiciones y gastronomía.

“Es una tradición que desde hace muchos años se realiza en Zaachila en el marco de la Semana Santa o Semana Mayor como le hemos llamado. Ahorita tenemos una exposición de fotos antiguas que personas de antaño han hecho de esta celebración e invitamos a las personas de diferentes comunidades para que nos visiten durante esta Semana Santa”, afirmó en entrevista la primer concejal.

Dijo Martínez Coronel que la cultura siempre ha sido es muy importante en Zaachila al ser un pueblo que se alimenta de la cultura y la tradición “cuando Zaachila deje de ser un pueblo con tradiciones, va a morir, ya que la cultura y tradiciones le da vida a la población”, alertó la edil de la “Última Capital Zapoteca.

Aseguró que los festejos de la Semana empezaron el día de hoy con el recorrido de La Palma: “como hace muchísimos años se le aclamó a Jesús, en su tierra, también acá se hace esa celebración y nosotros queremos compartir con toda la gente que venga y participe en esta tradición para recordar a las personas que ya partieron pero que en su momento también ellos fueron a la Disciplina, una planta con la que rondan las iglesias, a las azucenas y a las orquídeas que también van a traer al monte”.

Subrayó la edil de Zaachila que dicha actividad es un sacrificio para hombres y mujeres quienes se internan en las montañas para ir a recoger esas plantas y flores que sirven para adornar sus templos.

Indicó Maricela Martínez que al día siguiente (Lunes), realizarán la Cena en el campo donde recibirán a los Concheros, como les llaman as quienes tocan un caracol de mar, grande, y con ese ruido convocan a las personas para que se reúnan ya vayan a la cena.

Aseguró que esta tradición la realizarán en algunos barrios y el martes en otros barrios, y para el día jueves, se adornarán todas las iglesias de la población.

Finalmente invitó a toda la ciudadanía para que visiten la Villa de Zaachila en donde serán bien recibidos tanto por la autoridad municipal como por sus habitantes.

 

 

El IOHO invita al concierto de órgano, cantos y coro en la Catedral de Oaxaca

El Instituto de Órganos Históricos de Oaxaca invita al concierto de música sacra de órgano, canto y coro en la Catedral de Oaxaca mañana martes 11 de abril a las 20:00 hrs, presentado en colaboración con el Gobierno Municipal de Oaxaca.

Este concierto será la culminación de “La procesión solemne de Entrada de los Estandartes y Relicarios del Santísimo Rosario de la Arquidiócesis de Antequera Oaxaca”.

La procesión saldrá de la Basílica de la Soledad a las 19:00 horas y llegará a la Catedral alrededor de las 20:00 horas, momento en el que comenzará el concierto.

El programa ofrecerá algunas de las obras más bellas y profundas del repertorio de Semana Santa, incluyendo selecciones de las Pasiones de San Mateo y San Juan de J. S. Bach, del “Stabat Mater” de G.B. Pergolesi, y obras de Telemann, Pachelbel, Mendelssohn y Fauré.

Pierre-Arnaud Le Guérinel dirigirá el coro del Instituto de Formación Musical “Maurice Ravel”. Los solistas son Laura García Meixueiro, soprano; Mara Picacho Martínez y Patricia Jungk, contraltos; Luis Pablo Osorio, tenor; César Mayoral Figueroa y Felipe Espinosa Olmedo, bajos. Los organistas son Cecilia Winter e Isaí Guzmán.

Este evento único les dará la oportunidad de apreciar el esplendor visual de los estandartes, que estarán exhibidos en la Catedral, junto con el esplendor sonoro del órgano y el coro.

1 2 3 44