EDITORIAL

Política monetaria al tope

 

El 10 de agosto pasado, el Banco de México decidió mantener la tasa de política en 7.0%. En este espacio ya habíamos comentado que era muy probable un freno a los incrementos a la tasa de interés. Ahora, frente a balances más equilibrados de riesgos inflacionarios y de crecimiento económico y ante el fin del periodo de aumentos en las tasas, habrá que esperar que las políticas monetaria y fiscal surtan efecto para bajar la inflación.

Hace dos meses los balances de riesgos del banco central apuntaban un sesgo más acentuado a la baja en las expectativas de crecimiento, en tanto que los riesgos inflacionarios se percibían más equilibrados. Ahora bien ¿qué cambió en dos meses? Principalmente, en lo referente al balance de riesgos sobre el crecimiento económico, el banco central a través de su comunicado mostró un tono ligeramente más optimista, en la medida que considera que el desempeño de la economía mexicana ha sido ligeramente mejor al esperado durante el segundo trimestre del año.

Por otro lado, prevalece el ambiente de mayor inflación. En julio, la inflación general avanzó a una tasa anual de 6.44% desde 6.16% en mayo. Incluso, la inflación subyacente –el indicador que sirve para analizar mejor la tendencia de largo plazo de la inflación- también se incrementó desde 4.78% en mayo a 4.94% en julio.

Bajo estas premisas el lector podría preguntarse ¿cómo es que bajo un ambiente de mayor inflación y un crecimiento económico más próspero respecto al esperado, la Junta de Gobierno de Banxico mantiene por unanimidad el nivel de la tasa de interés? ¿Acaso no debió haber promovido un incremento para atacar la inflación?

Banco de México da dos razones de peso para justificar su quehacer de política monetaria. En primer lugar, califica el crecimiento con un sesgo claramente no inflacionario. El mejor desempeño responde en el margen a la mayor actividad exportadora, mientras que el consumo y la inversión no dan visos de mejoría. Por ello, Banxico argumenta la ausencia de presiones inflacionarias por el lado de la demanda agregada.

En segundo término, el banco central hace referencia a los mercados financieros y su desempeño favorable para el mercado mexicano, particularmente en la tendencia del tipo de cambio a depreciarse, lo cual se complementa con el hecho de que los diferenciales de tasas de interés entre México y Estados Unidos se han mantenido estables y en niveles altos.

A estos dos argumentos se suma una perspectiva de inflación bastante favorable. Banxico supone que el crecimiento anual de la inflación está próximo a alcanzar su techo, para posteriormente entrar en una zona de franca desaceleración, reforzando incluso su expectativa de que la inflación alcanzará un avance de sólo 3.0% al final del 2018.

Muy probablemente bajo esta expectativa subyace el supuesto del banco central de que los principales impulsores de la inflación en este año —incrementos en los energéticos, la depreciación cambiaria, el incremento al salario mínimo y, recientemente, el aumento de algunos productos agropecuarios—, derivan sólo en un cambio en precios relativos; y por lo tanto, no se registran “efectos de segundo orden” (dinámica de los precios al alza sin justificación) en el proceso de formación de precios.

Si bien este diagnóstico puede ser correcto (por tanto, es posible la drástica caída de la inflación esperada por el banco central), no hay evidencia suficiente de que no se generen los llamados “efectos de segundo orden”, además de que el consenso de la Encuesta Citibanamex señala escepticismo de los analistas respecto al pronóstico oficial de inflación para finales del 2018 al ubicarse en 3.8% con un alto grado de variabilidad (desviación estándar de 0.4 puntos porcentuales).

EDITORIAL

El nuevo PRI de EPN vs. el viejo PRI de AMLO

 

Todo cambia para seguir igual. Primer mandamiento tricolor post Asamblea Nacional: Enrique Peña Nieto manda y decide. La rebelión de los grillos con aroma a café, fue superada.

Puertas sin candados, abiertas cual zaguán para el dedo presidencial. Sin restricciones transita también la retórica oferta, no por retórica menos moderna, de que serán los ciudadanos-simpatizantes, junto con los militantes-restantes, quienes encabecen la segunda renovación moral del partidazo.

El PRI será un taxi, Beltrones dixit, revolucionario y reformador que va libre para transportar a pasajeros con proyecto, buena fama pública y comunión con el ideario partidista. Uber político para empoderar a los desplazados. A los de casa, Enrique Ochoa, ruletero mayor, les promete carro lleno.

El presidente Peña Nieto desvelará al tapado después de su quinto Informe de Gobierno, de las fiestas patrias, no antes del Día de Muertos, quizá para el 20 de noviembre a la par del relevo de Agustín Carstens en el Banco de México, será cuando el factor Meade se defina. Calendario electoral que cuida el INE, pero define el destape priista.

Mientras en las quinielas se apuntan los nombres de José Narro y Aurelio Nuño, Osorio y Calzada, Meade y De la Madrid; el primer priista define que el peligro para el México del futuro se llama Andrés Manuel López Obrador. Que nadie se haga bolas.

Ochoa Reza en modo play repite; AMLO es Maduro, luego entonces, México se convertiría en Venezuela. En abono suyo, Donald Trump amenaza con tomar acción militar para ordenar el bolivariano desorden populista. Al buen entendedor…

Para 2018 el PRI quiere ganar la presidencia y las nueve entidades en disputa, CDMX incluida. El partido dice, está unido, va por los jóvenes, por la equidad de género, por la honestidad a carta cabal, en la unidad dicen, son invencibles.

A partir de ahora y hasta las postrimerías del año, el PRI caminará del dedo presidencial. Cuando se defina el método de selección, se determinará la forma del dedazo, pasarela, convención de delegados o designación directa del Consejo Político. Que nadie dude, el dedo presidencial goza de cabal salud.

Veremos si la anónima militancia priista, ausente del Palacio de los Deportes el fin de semana pasado, quiere votar por lo nuevo, o lo viejo, el PRI de EPN o el de AMLO, futuro o pasado aseguran, será la disyuntiva.

Banderazo de salida para el TLCAN 2.0 Mañana miércoles comienza la construcción de un nuevo tratado comercial regional entre México, Estados Unidos y Canadá. En Washington D.C. está concentrado el tri comercial, dream team de Ildefonso Guajardo.

El subsecretario, Juan Carlos Baker, los negociadores en jefe Kenneth Smith Ramos y Salvador Behar, comenzarán a revisar y rediseñar capítulos específicos que garanticen y hagan óptimo, el libre tránsito de mercancías y servicios, dentro de la zona económica que produce 25 por ciento del PIB global.

EDITORIAL

La premura de PGR y SHCP

En el balompié mexicano son contadas las figuras que han hecho historia en el deporte más popular en el mundo. No todos los jugadores mexicanos que han emigrado a otros países pueden presumir de haber jugado en un club importante y haber sido figuras del mismo. Hugo Sánchez en el Real Madrid, Rafael Márquez en el Barcelona, Javier Chicharito Hernández en el Manchester United y los hermanos Dos Santos en varios equipos españoles.

Si hay un jugador que ha demostrado su valía tanto dentro como fuera de las canchas, ése es Rafael Márquez, el capitán de la Selección Mexicana por muchos años y un referente del fútbol mundial y empresario, quien también intentó aportar al mundo deportivo mediante la creación de asociaciones y empresas relacionadas principalmente con el fútbol. Concretamente defender a los jugadores ante los voraces dueños de los equipos, y la estructura mafiosa y explotadora de la FIFA. Pues esa carrera meteórica de mucho esfuerzo y éxito, se puede destruir en segundos con la difusión que hizo el Departamento del Tesoro de Estados Unidos de una lista de personas y empresas supuestamente vinculados Raúl Flores, a quien acusan de lavar dinero y liderar una célula del crimen organizado.

En Europa, la noticia se difundió ampliamente, así como un organigrama armado por especialistas estadounidenses en el que aparece nombre y fotografía del capitán de la selección y un cantante mexicano de apodo Julión.

Por supuesto que Márquez es inocente hasta que un juez diga lo contrario, lo que se llama presunción de inocencia; sin embargo, el Tesoro le congeló cuentas bancarias y bienes inmuebles que tiene el futbolista en EU, mientras que en México de inmediato reaccionaron el secretario de Hacienda, José Antonio Meade y el procurador general Raúl Cervantes, para hacer lo mismo que el gobierno de Donald Trump. Por qué no esperaron las autoridades mexicanas hasta estar confirmada la responsabilidad de Márquez y dejamos de reaccionar a lo que ordenan del otro lado del Río Bravo.

EDITORIAL

Trump, el muro imposible y el aplauso fácil

Cuando el candidato Donald Trump quería oír aplausos de sus seguidores, hablaba de la construcción del muro entre México y Estados Unidos.

Como presidente sigue haciendo lo mismo, igual que el intérprete musical que sabe que cuando sus bonos bajan, puede rescatar ovaciones si canta su más sonado éxito. Fastidiado de la diferencia entre alardear y gobernar, dijo en un mitin en Iowa: “Tenemos que construir un muro, lo necesitamos. Tenemos que parar la droga”, sentenció, reforzando su idea expresada en Twitter: “México ocupa el segundo lugar más mortal del mundo, después sólo de Siria. El comercio de drogas es, en gran parte, la causa. ¡Vamos a construir el muro!”.

En sus hechos y dichos se puede apreciar:

 

1.- Que se siente más cómodo como candidato que como presidente. Por eso sigue organizándose mítines de apoyo, donde cualquier frase produce gritería y lo hace sentir profeta.

 

2.- Que su discurso del muro es un fin en sí mismo, no un medio. Ha cumplido cinco meses como presidente, el 10 por ciento de su mandato, y en lugar de dar cuenta de su avance sigue anunciándolo.

 

3.- Que su mitomanía es compulsiva. No es cierto que México sea el segundo país más mortal del mundo. La Cancillería mexicana le hizo notar que sólo en América Latina hay al menos cinco países con índice de homicidios notoriamente más altos que los de nuestro país.

 

4.- Que a falta de argumentos para ganar adeptos, ahora dice que el muro es para frenar la droga. Sabe que con él no detendrá el flujo de droga porque Estados Unidos es el gran mercado de estupefacientes, como lo han reconocido prominentes miembros de su gabinete.

 

5.- Y que la imposibilidad de contar con recursos, lo lleva a imaginar paneles solares a lo largo del muro, lo que entre otras cosas elevaría aún más el presupuesto requerido, de por sí altísimo.

 

Todo este espectáculo podría ser divertido, pero debemos tener presente que el muro, aun cuando sea sólo una quimera de Trump, es una propuesta grave e insultante.

 

Es grave porque a causa de los mil kilómetros de muro que hoy existen, han muerto más de 10 mil mexicanos en la franja fronteriza, al obligar a los flujos migratorios a incursionar en zonas inhóspitas y de alto riesgo. El muro, que hoy alcanza la tercera parte de la extensión de la frontera, ha propiciado que el crimen organizado se haya instalado como el gran traficante, secuestrador y pesadilla de migrantes, puesto que la dificultad de cruzar elevó las tarifas y atrajo el interés de grandes cárteles.

Y es además insultante, porque implica una separación entre países socios y sobre todo porque su razón de fondo es discriminatoria.

A Trump no le importan los migrantes ni la droga, y menos emprender programas para que EUA deje de ser el gran mercado de los narcotraficantes. Lo que le importa es su obsesión por el aplauso fácil de sus bases.

Así, quizá escuchemos al presidente estadounidense decir, durante todo su mandato, que construirá el muro y que nadie sabe construir mejores muros que él.

La afirmación es cierta. Lo ha demostrado aislando a su país del resto del mundo y cediendo a otros el liderazgo mundial que ejerció EUA durante décadas.

EDITORIAL

La cuenta pendiente

 

La corrupción es un grave problema en México, y desde hace casi cuarenta años se ha intentado combatirla. Después del desastroso gobierno de José López Portillo, Miguel de la Madrid, generó toda una campaña mediática en contra de la corrupción a la que denominó “La Renovación Moral” y para ello creó la Contraloría General de la Federación, la cual ante su fracaso Vicente Fox la transformó en lo que hoy es la Secretaría de la Función Pública.

Ante la creciente desconfianza de la población de sus gobiernos, los últimos presidentes Priístas han emprendido medidas mediáticas contra la corrupción y como una forma de legitimarse; Miguel De La Madrid, encarceló a Jorge Díaz Serrano y a Arturo Durazo Moreno, Carlos Salinas de Gortari, hizo lo mismo con Joaquín Hernández Galicia alias “La Quina”, Ernesto Zedillo encarceló al Gobernador Mario Villanueva Madrid, y al hermano del presidente Salinas, Raúl Salinas de Gortari, por su parte los Presidentes Panistas, empezando por Vicente Fox, quien prometió en su campaña por la Presidencia atrapar a los peces gordos, para lo cual creó la Comisión Intersecretarial para la Transformación y Combate a la Corrupción, que no funcionó, así mismo nombró a Francisco Barrio como Secretario de la Contraloría, el cual después de dos años de estar al frente no pescó ni un pececillo, fue destituido y la Contraloría fue transformada en lo que hoy es la Secretaría de la Función Pública, por su parte Felipe Calderón, nombró a su amigo Germán Martínez como Secretario de la Función Pública, quien tampoco hizo nada importante en contra de la corrupción, sin embargo la bandera que usó Calderón para legitimarse no fue el combate a la corrupción, sino la guerra contra el narco, que fue otro gran fracaso y cuenta pendiente hoy en día.

Así llegamos a la Presidencia de Enrique Peña Nieto, quien en su campaña para la presidencia prometió combatir la corrupción, sin embargo al llegar a la presidencia la ignoró, pues no nombró Secretario de la Función Pública, y lo hizo dos años después, solo para que limpiara su imagen en el asunto de la casa blanca, poniendo en el cargo a un incondicional como lo es Virgilio Andrade, quien después se fue a la dirección de Bansefi, no obstante todo esto, con la presión de diversas organizaciones civiles se promulgó la Ley General del Sistema Nacional Anticorrupción, con ello se ha implementado el Sistema Nacional Anticorrupción, el cual contempla la Fiscalía General de la República, una Fiscalía Especializada de Combate a la Corrupción y el Comité Coordinador del Sistema Nacional Anticorrupción, mismo que ya fue instalado y el cual ha generado ciertas dudas respecto de sus miembros, quienes al parecer no representan una real autonomía del gobierno.

Sin embargo, hoy tiene el Presidente Peña Nieto, la gran oportunidad de cerrar su presidencia con un gran logro en el combate a la corrupción, apoyando y permitiendo que la designación del Fiscal Anticorrupción recaiga en una persona de conocida honorabilidad e independencia, y autorizando el presupuesto necesario para su eficiente desempeño, logrado esto se iniciará el verdadero combate a la corrupción que todos hemos esperado.

EDITORIAL

El supuesto padrino de Rafa y de Julión

Raúl Flores Hernández es uno de los narcotraficantes más importantes del país. Ha mantenido durante años un bajo perfil, pero ha sido socio en distintos momentos de grupos tan disímbolos como el de El Chapo Guzmán, los Beltrán Leyva y el Cártel Jalisco Nueva Generación. Pero en realidad, su peso en el mundo del narcotráfico comienza desde los años 80, cuando era socio de Rafael Caro Quintero. Tiene procesos abiertos en Estados Unidos desde 1983, uno en el distrito de Columbia y el otro en California.

Es un hombre poderoso que no se ha involucrado en los negocios y enfrentamientos de pandillas y el narcomenudeo, por eso su nombre no es tan conocido públicamente.

Su objetivo ha sido introducir toneladas de cocaína a Estados Unidos, a partir de su sociedad con distintos grupos criminales y sus poderosos contactos de casi 40 años con los cárteles colombianos.

Y por eso su perfil se ha mantenido bajo. Es además respetado por los distintos grupos criminales, sabe que no lo van a atacar y por eso se mueve por Jalisco con sólo dos escoltas de una manera discreta.

Es un personaje que mueve millones de dólares y que en sus redes de lavado o prestanombres involucra a personajes importantes.

El miércoles, el Departamento del Tesoro de EU dio a conocer una lista de 65 personas y empresas involucradas en el negocio de Flores Hernández. Entre ellos están dos hijos de Caro Quintero, Efraín y Omar Caro Urías, pero también aparecen el futbolista Rafa Márquez y el cantante Julión Álvarez.

La relación de Flores con Rafa Márquez, dice el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, tiene más de 23 años, desde que debutó en primera división con el Atlas. Rafa de ahí se fue al AS Mónaco donde su contrato fue de 6 millones de dólares, y luego al Barcelona con un contrato de 38.5 millones de dólares.

A lo largo de esos años ha participado en distintos negocios con Flores Hernández, y otros de sus socios son los hermanos Caro Urías, Mauricio Heredia Horner y Marco Antonio Fregoso.

Ha sido socio de Flores Hernández y su hijo Felipe Flores Gómez en el equipo de futbol de segunda división Morumbi y en el Autlán de Nayarit. Esos negocios se dieron en el 2008, cuando Rafa aún trabajaba en Europa.

Julión Álvarez también tiene fuertes lazos con Flores Hernández y sus socios en una red de empresas, restaurantes, bares. Pero además, Julión, uno de los cantantes más populares en México y en Estados Unidos está casado con Nathaly Fernández, la hija de uno de los principales socios de Flores Hernández, de nombre Mario Alberto Fernández, quien fue a su vez el promotor de Valentín Elizalde, el Gallo de Oro, asesinado en Reynosa, Tamaulipas, después de una actuación. La joven esposa de Julión, Nathaly, era la pareja de Elizalde. El Gordo Fernández, como se le conoce, es uno de los principales promotores de espectáculos, sobre todo palenques.

La decisión de la Oficina de Control de Bienes del Tesoro estadounidense no implica, en automático, un proceso penal en contra de los involucrados, aunque el Departamento de Justicia o las cortes estadounidenses con base en esa información pueden iniciarlo, pero sí incluye muy fuertes sanciones desde la congelación y embargo de cuentas y bienes de los señalados, hasta la prohibición de realizar cualquier tipo de negocio o incluso una simple transacción de cualquier empresa estadounidense con los involucrados. Por supuesto implica también la cancelación de la visa para Estados Unidos.

En México ni Rafa Márquez ni Julión, tienen procesos abiertos, pero sí lo tiene Raúl Flores Hernández y varios otros de los señalados por la Oficina de Control de Bienes Extranjeros de la Unión Americana.

Raúl Flores Hernández ya fue detenido desde el pasado 20 de julio y se encuentra preso en el Reclusorio Sur.

EDITORIAL

Perfil del dictador

Están entre nosotros, empoderados y robando de las arcas públicas; cometen fechorías frente a nuestros ojos; asesinan —moral y físicamente— a sus ciudadanos y no pasa nada; guardan sus tropelías bajo los mantos del dinero y las mieles del mando.

No tienen vergüenza, ni por sus acciones ni por su ignorancia; mienten con la boca llena de soberbia; dramatizan sus discursos y nos muestran las manos como si estuvieran limpias. Pero, detrás de sus carnes, esconden la podredumbre de su conducta. No, no hablo de delincuencia organizada; me refiero a los gobernantes corruptos, a los dictadores.

Son los que levantan ante nuestros ojos un muro que destruye la vida de sus ciudadanos. Los que instalan detectores de mentiras para detener las filtraciones a la prensa; son los que fingen golpes de Estado para extender sus poderes; son los que usan la inteligencia en contra de sus connacionales.

Son los de moral despatarrada y la razón herniada; los que tienen parálisis neuronal al tiempo que son medalla de oro en llenarse los bolsillos. Son los Judas que vendieron la trascendencia por treinta monedas.

Son los Putin, los Erdogan, los Trump, los Maduro y otros tantos más. Son los que tuercen las leyes para humillar a sus ciudadanos; son los que se creen merecedores del respeto de los desarrapados. Son los poderosos enemigos de la historia y de la humanidad. Son los depredadores de la civilización que se conforman con el éxito momentáneo para olvidar la relevancia de la historia.

Encuentro cinco características comunes a todos ellos: son caprichosos, se conforman con lo inmediato, viven en un sinsentido ético, tienen más ambición que talento y el respeto se les agota en el ombligo. Por ello, estimado lector, deberíamos hacer estas preguntas a cuanto político se presente a pedirnos el voto. ¡Detectarlos a tiempo sería menos costoso para nuestras democracias!

Frente a los dictadores solemos cometer un mismo error: confundir locura con maldad, pues es más sencillo descartarlos por falta de salud que enfrentar la perversidad de sus acciones. Y esto, me parece, no puede ocurrir más. Es indispensable que cuando se revele la genética dictatorial del gobernante, sepamos frenarla de inmediato; el pueblo venezolano, por ejemplo, habría sufrido menos si Capriles hubiera vencido a Maduro en las elecciones; o los norteamericanos, si Hillary hubiera triunfado en los Estados Unidos.

Y no, tampoco es fácil lidiar con ellos. Por eso, sería injusto no señalar la extraordinaria respuesta del Canciller Videgaray frente a los improperios de Nicolás Maduro. También hay que reconocer la prudencia del Presidente Peña Nieto en las conversaciones con el mentiroso de Trump. Ambos, en circunstancias difíciles, hicieron gala de diplomacia y clase política; esto deja un saldo positivo para México.

EDITORIAL

La crisis del éxito del turismo

El turismo es y ha sido una palanca formidable de desarrollo en los últimos tiempos. Pero a veces hay que cuidarse del éxito que provoca. Muchos sitios recibiendo más visitantes de los que pueden acoger, y esto pone en riesgo los destinos cuyos habitantes ven un peligro en su calidad de vida.

Sin duda, la industria tiene una gran repercusión en el PIB de una nación. Los ingresos que se reciben por el turismo en muchos países son importantísimos, pero también se está generando un conflicto serio.

Las vacaciones de verano 2017 serán recordadas por el nacimiento de un nuevo concepto, la llamada “turismofobia”.

Durante las últimas semanas dicho fenómeno ha comenzado a ser consignado por la prensa europea debido a los crecientes actos violentos en ciudades como Barcelona, Ibiza o Venecia.

Existen organizaciones ciudadanas que realizan protestas abiertas, como pintar muros, ponchar llantas de autobuses turísticos y se manifiestan en las calles en contra del actual modelo turístico, al cual califican como “marcado por un modelo capitalista que concentra los beneficios en muy pocas manos y está provocando la destrucción del territorio”, según palabras de la organización juvenil anticapitalista catalana Arran.

Otro de los argumentos dados por los grupos en contra del turismo es: “Aumenta los precios del alquiler hasta el punto de que nos expulsa de nuestros barrios, alejando a las personas de sus redes familiares y de apoyo”.

El fenómeno es un foco rojo para la Unión Europea debido a que en los últimos cinco años el turismo internacional ha crecido más de un 30 por ciento.

De cara a este periodo de vacaciones, las predicciones decían que las cifras de ganancias por el turismo romperían récords, pero el periódico inglés The Independent situó a Barcelona como uno de los ocho destinos que más odian a los turistas.

Las manifestaciones en contra del turismo en Cataluña han sido tan enfáticas que incluso el ministro de Turismo español, Álvaro Nadal, tuvo que salir a declarar que “no es tanto un fenómeno social como político”.

En Italia y Francia se viven situaciones parecidas y las autoridades también están tomando algunas medidas extremas, particularmente en ciudades como Venecia, Florencia, Roma y París.

En Roma, la alcaldesa, Virginia Raggi, quiere disminuir los 30 mil visitantes que diario visitan la Fontana de Trevi.

Una de las propuestas es imitar lo hecho en Venecia, en donde viven 50 mil personas y se reciben 30 millones de turistas al año, por lo que se instalaron contadores en la entrada a la ciudad por los tres puentes de acceso y en los muelles donde desembarcan los cruceros. De este modo, las autoridades están considerando limitar la cantidad de turistas.

Lugares en donde el exceso de turismo sin control está afectando, pero que también es una industria que en países como Italia y España representa más del 10 por ciento de su Producto Interno Bruto.

Otros sitios como Dubrovnik, en Croacia, instalaron cámaras de seguridad para que no permanezcan en su Ciudad Vieja más de 8 mil personas; en las islas tailandesas disminuyeron actividades turísticas e impusieron restricciones para no dañar su ecosistema.El gobierno de Islandia también está tratando de hallar un sano equilibrio. En el país viven 330 mil personas, en 2010 recibió casi medio millón de visitantes, pero para el año pasado ya fueron 1.76 millones.

Debido a esto, el ministerio local ya planteó este año medidas para encarecer el precio de los alojamientos turísticos, a fin de limitar la llegada de visitas.

Aquí, en México, hay sitios como Holbox, que también están enfrentando una crisis por la falta de ordenamiento en el crecimiento turístico.

Poder viajar es uno de los más grandes privilegios de la vida. La industria del turismo representa millones de dólares que benefician a los distintos países. Pero es una responsabilidad enorme resguardar estos sitios.

Decía el autor italiano Salvatore Settis en su libro Si Venecia muere que es importantísimo preservarla no sólo para los venecianos, sino para toda la humanidad. “Mantener algunas ciudades históricas con su fisonomía original es de una relevancia crítica. En 200 años, nada les dará una mejor idea a los jóvenes de cómo funcionaba el mundo tiempo atrás”. Y esto se tiene que aplicar a muchos otros sitios.

El turismo es una mina de oro, una fuente de innumerables empleos, pero debe ser explotado con conciencia social y ecológica.

EDITORIAL

La Revolución Francesa en Venezuela

El Comité de Salvación Pública fue una de las instituciones más infames de la Revolución Francesa. Con Maximilien Robespierre como uno de sus miembros más notables, este comité dirigió la política francesa entre 1793 y 1794 y se arrogó de muchas de las facultades de la Asamblea Nacional, dando pie a la época del terror y a los tristemente célebres episodios de decapitaciones masivas con la guillotina.

En los pocos meses que esta institución tuvo las riendas del gobierno, se ejecutó a alrededor de 17 mil ciudadanos y, extraoficialmente, las víctimas sumaron alrededor de 40 mil personas.

Muchas son las causas y las explicaciones detrás de este frenesí desbocado de violencia bajo la justificación de la crisis y necesidad de imponer el nuevo orden revolucionario, pero una de las más interesantes es que, incluso en los momentos de mayor turbulencia, la acción dictatorial y la represión sin límites se ejercieron desde una aparente legitimidad institucional en la que el Comité actuaba en el mejor interés de la patria. A la distancia de los siglos, es claro que la ejecución arbitraria de todos los opositores se hizo con muchas intenciones, menos el bien común.

En la actualidad hay versiones contemporáneas del Comité de Salvación Pública, que si bien no guillotina a quien se le pone enfrente, sí mantiene ciertos paralelismos con su antecesor francés. En este caso, el episodio más reciente es la recién instalada Asamblea Constituyente venezolana.

Después de una elección fraudulenta y desconocida al menos por 40 naciones democráticas, Nicolás Maduro nombró a los constituyentes que se impondrán como el máximo poder y que, de un plumazo, han echado a la calle a la Asamblea Nacional que había sido electa en 2015 y en la que el oficialismo no tenía mayoría.

El sábado pasado los constituyentes realizaron su primera sesión y, más allá de la parafernalia alrededor de traer de vuelta al recinto de la Asamblea los sendos retratos de Chávez y de Bolívar (del cual ya he escrito que es un misterio cómo no se ha resquebrajado como sustento ideológico del chavismo), las decisiones que tomaron dan cuenta del futuro inmediato de esta institución. Lo primero que decidieron es que extenderían su mandato por dos años. Dado que las elecciones presidenciales deberían llevarse a cabo en diciembre de 2018, esto significa que incluso si el siguiente presidente no fuera Maduro o alguno de sus allegados la Asamblea Constituyente estaría ahí, con poder casi infinito y, además, su extensión de mandato se definió “siempre y cuando se hayan cumplido las tareas encomendadas, las funciones para las cuales fue nombrada”. Igualmente, la Asamblea ha destituido a la Fiscal General, Luisa Ortega Díaz, quien fuera la más notable funcionaria pública que condenaba las violaciones del orden constitucional detrás del autogolpe de Maduro. El siguiente paso fue instalar la “Comisión de la Verdad, Justicia, reparación a las Víctimas y Paz”, que investigará la violencia opositora y la castigará. Tal vez esta comisión no se llame de “Salvación Pública”, pero intentará emularla y alimentar la vorágine de violencia sin control ni límites.

EDITORIAL

Prosperidad y violencia

Robert Bates, politólogo estadounidense, traza una relación entre prosperidad y violencia dentro de una sociedad. Parafraseando su argumento, existen sociedades que en algún momento de la historia comienzan a usar la violencia de manera organizada para alcanzar un mayor bienestar común. Ese uso organizado de la violencia se da a través de la especialización: algunos miembros (a quienes nosotros podemos identificar como algo similar a “la sociedad civil”) renuncian a su capacidad de ejercer violencia y se especializan en la producción de bienes y servicios, lo cual genera riqueza para toda la sociedad. Otros (a quienes podemos llamar “ocupantes o dirigentes del aparato del Estado”) no producen riqueza y se especializan en el uso de la violencia, aplicándola selectivamente con el objetivo de garantizar que los primeros tengan la suficiente certidumbre para invertir en capital físico y humano. Así, el grado de especialización que ambos grupos logran dentro de una sociedad impacta directamente en la prosperidad de ésta, y viceversa.

En el caso de la especialización óptima están las sociedades ricas y pacíficas. Ahí, el Estado usa la violencia de manera organizada para garantizar seguridad y derechos para todos los miembros, además de que permite que los generadores de riqueza se gobiernen internamente bajo sus propias reglas con el objetivo de generar mayor excedente (que se traduce luego en mayor bienestar general). Quienes se dedican a actividades productivas, por su parte, no necesitan preocuparse por su propia seguridad, por lo que pueden dedicar sus recursos a producir más y mejor. Se tiene, pues, un círculo virtuoso en el que el nivel de bienestar general de la sociedad aumenta con el tiempo.

Del otro lado de la moneda están las sociedades pobres y violentas: sus miembros tienen una especialización (casi) nula, de tal forma que cada quién produce para sí mismo y vela, además, por su propia seguridad. En este caso no se genera riqueza por dos razones: primero, el individuo no puede renunciar a su capacidad violenta (de eso depende su supervivencia), por lo que debe quitar parte de sus recursos a las actividades productivas para dedicarlos a defenderse; segundo, existe demasiada incertidumbre, lo que inhibe la inversión en capital físico y humano. Así, el Estado no puede garantizar seguridad y derechos porque los individuos no han renunciado al uso de la violencia y éstos no pueden dar ese paso porque no hay Estado que los defienda. Entonces se crea un círculo vicioso de miseria –y el Estado parece ser quien tiene que dar el primer paso para romperlo–.

Entre estos dos extremos puede pensarse toda una gama, dependiendo del grado de especialización alcanzado. Es interesante preguntarnos dónde está México. Junio 2017 se situó como el mes con más homicidios dolosos del que se tenga registro (que se lleva desde 1997), con 2,234. El segundo lugar es mayo 2017, con 2,186. Muy probablemente, 2017 va a batir récords anuales. El crimen organizado ha venido expandiendo su presencia a lo largo y ancho del territorio nacional al tiempo que diversifica sus actividades: secuestro, extorsión, cobro de piso, robo de autos… cualquier método para extraer rentas de quienes sí se dedican a actividades productivas. La Ciudad de México ya padece su propio cártel. ¿Está el Estado mexicano cumpliendo su parte? No. Y eso no permite que quienes sí producen cumplan la suya.

La moraleja que Bates nos deja es fundamental: no existe prosperidad sin violencia ni con exceso de ésta. La meta no es erradicarla, pero tampoco se debe creer que usarla de manera desmedida es un buen camino. Se le debe domar: ponerle límites, organizarla, lograr que se use como herramienta para maximizar el bienestar general. En eso han fallado monumentalmente los ocupantes del aparato estatal mexicano. Es por ahí que se nos está escapando el país… y a veces parece que ya no sabemos cómo volver a atraparlo.

1 2 3 33