Breve historia del danzón

El danzón nació en 1800 en Matanzas, Cuba. Es un baile que se derivó de la mezcla de ritmos africanos y las danzas francesas que se acostumbraban en esos tiempos.

En sus principios, sólo lo ejecutaban los negros, criollos y mestizos, ya que se consideraba un baile no apto para las grandes fiestas y salones de aquella época.

El danzón se introdujo a México por la península de Yucatán, extendiéndose a Veracruz, al Distrito Federal y de ahí a toda la república.

En la actualidad se baila en el 80% del país, como dato curioso sentó sus reales en Veracruz y hoy en día es donde más se practica.

 

Consideraciones sobre el danzón

 

El danzón en su entrada a México se consideró un baile popular y fue símbolo de cabaret de baja estofa gánster y de esto tiene la culpa el cine mexicano, pero en la actualidad se ha reivindicado al ya no representar nada del pasado, pues se ejecuta por grandes orquestas y bandas sinfónicas y se baila en los grandes salones.

Hoy en día lo bailan desde niños, jóvenes, adultos y personas mayores; también hay campeonatos regionales, estatales, nacionales e internacionales, donde México, Puebla y Veracruz ocupan un lugar preponderante en estas competencias.

Y como leyeron al principio de esta presentación, hay quien lo trata en forma poética con versos muy adecuados y sentimentales, hay quien dice que el danzón es “un hermoso secreto bailado entre dos”.

 

Apreciaciones sobre el danzón

 

El danzón es un baile pausado, rítmico, cadencioso y ordenado, pues se debe de mantener el ritmo de la música en todo momento, además de las pausas que marque la música; la elegancia propia de toda expresión artística, la concordancia de la pareja al ejecutar los pasos y figuras que realiza la pareja.

El danzón se divide en tres partes fundamentales que son introducción, melodía y una parte alegre llamada montuno.

La introducción no se baila, ya que se ejecuta una entrada de la pareja, empezando a tiempo y ritmo el comienzo de la melodía, al término de la melodía se ejecuta una parada o descanso, presentándose la pareja hacia el público o la orquesta.

La parte del montuno es la parte alegre y un poco más rápida da la oportunidad a la pareja de hacer algunas figuras o florituras, pero se debe comenzar y terminar en tiempo y ritmo, siempre se buscará el lucimiento de la dama.

 

La música y el danzón

 

La música del danzón está estructurada en cuatro tiempos por compás, como toda la música tropical y en la actualidad se han hecho arreglos en danzón de melodías bonitas y famosas, así como de canciones populares, boleros, tangos, chotis y música de ópera.

Se han utilizado como toda la música para cantarle al amor, al hombre, a los héroes, a lugares, ciudades, hechos y cosas, y como cosa curiosa, el primer danzón que se compuso fue para una montaña y se llamó “A las alturas del Simpson”; por supuesto esto fue en Matanzas, Cuba el 1 de enero de 1879.

Para bailar el danzón, la música está arreglada de la siguiente manera: se juntan 2 compases para formar un ciclo de baile, entonces tenemos 8 tiempos para hacer un paso o alguna otra evolución en el argot musical se dice que bailamos un 2 por 4.

Los otros bailes como el tango se bailan en 1 por 4, el vals se baila 1 por 3 y el corrido o paso doble 1 por 2.

Esta es la razón por la cual no se baila de la misma manera.

En el danzón al tener 8 tiempos tenemos el doble de tiempo para hacer algún paso, floritura o evolución propia del danzón.

Aunque nos guiamos por los tiempos de la música, en realidad bailamos a contratiempo, en ocasiones a tiempo, ya que este baile se presta para el contraste de velocidad, ya que parte de él lo podemos ejecutar de las 3 maneras descritas.

 

Cómo se baila el danzón

 

Al bailar, la parte de nuestro cuerpo que más interviene son los pies, en el danzón debemos moverlos al ritmo y al tiempo que la música lo indique; una consideración básica es: en la música tropical movemos el cuerpo para que se muevan los pies, en el danzón movemos los pies para que se mueva nuestro cuerpo.

Si movemos correctamente nuestros pies, nuestro cuerpo se moverá en armonía con la música y al ritmo del danzón.

 

Conclusiones

 

Para mantener la elegancia de este baile recomiendo que hay que aprender a posicionar el peso del cuerpo en el punto adecuado en el momento adecuado, si movemos un pie sea derecho o el izquierdo teniendo el peso o parte de éste en el pie que vamos a mover, tendremos que hacer esfuerzo para moverlo y en la mayoría de las ocasiones lo levantamos o arrastramos y, al hacer esto, todo nuestro cuerpo se moverá de abajo hacia arriba, como resultado de esto doblamos demasiado nuestra rodilla, dando la impresión que caminamos y no que bailamos, ya que los pasos en el danzón según los cánones deben de ser suave y deslizado.