Chapulines rompen fronteras

*Las ventas de exportación de este suculento platillo oaxaqueño  se dirigen a la Unión Americana, principalmente a Houston, los Ángeles, Seattle y Minnesota; también hay pedidos a Europa y Latinoamérica

Óscar RODRÍGUEZ

El gobierno de Alejandro Murat Hinojosa, busca fortalecer la exportación de chapulines envasados por parte de empresas oaxaqueñas a los Estados Unidos de Norteamérica, al robar cámara su consumo durante el último partido de los Marineros de Seattle de las Grandes Ligas del beisbol estadunidense de la Liga Mayor de Beisbol (en inglés Major League Baseball –MLB–), según lo difundió una prestigiosa publicación en esa nación.

El secretario de Desarrollo Económico del gobierno de Oaxaca, Jesús Rodríguez Socorro, afirmó que se ha reunido con 4 empresas locales para incentivarlas y fortalecer la comercialización y exportación de chapulines envasados al alto vacío.

Según el funcionario, las ventas de exportación de los chapulines  se dirigen a la Unión Americana, principalmente a las ciudades de Houston, Los Ángeles California y Seattle, además de Minnesota, aunque también hay pedidos a Europa y Latinoamérica.

El vertebrado sazonado con ajo y cebolla, representa un suculento platillo para los paladares más exigentes, que considera el alimento como afrodisíaco.

Una de las empresas comercializadoras y exportadoras de chapulines que llega a producir al año hasta más de 20 tonelada es operada por dos jóvenes profesionistas de la carrera de ingeniería en alimentos egresados de la Universidad Tecnología de la Mixteca (UTM),  Humberto Sandoval y Roberto Pérez, quienes han concebido un producto de alta calidad que ya rebasa las fronteras internacionales.

Los inversionistas refieren que se trabaja con los campesinos de la región, se les paga por el acopio de los invertebrados, que se recolectan con mallas y redes cerca de la mata de alfalfa, fríjol y maíz.

Admiten que el éxito de su producto tiene que ver que los bichos son deshidratados antes de ser empaquetados, lo que les permite tener una larga vida de anaquel.

“En el extranjero, la venta del chapulín de Oaxaca envasado es un producto caro y cotizado.

Hasta 20 dólares puede costar un sobre al alto vacío del insecto al mojo de ajo en los Estados Unidos”.

Los empresarios admiten no tener problemas con la aduana, porque argumentan estar en regla.

 

Desde requisitos fitosanitarios, hasta estándares de calidad internacional

 

Revelan que, además de la Unión Americana, su producto goza de especial gusto en el mercado nacional.

“Hasta en las cantinas de más categoría logramos introducir nuestro producto”.

Además de los chapulines envasados al alto vacío, los involucrados también comercializan sal de gusano de maguey y salsas de chile ancho y chipotle con chapulines.

En el reportaje de Munchies / Vice “Los fanáticos del beisbol en Seattle comen miles de chapulines mexicanos”, durante los juegos de la liga de béisbol se llegaron a consumir más de 18 mil chapulines picositos y tostados”.

La publicación advierte que, el costo por un pequeño plato de chapulines en el estadio ronda los 4 dólares, es decir, poco más de 75 pesos al tipo de cambio actual; “definitivamente la atención hacia los chapulines en el restaurante ha aumentado, a pesar que han estado en el menú desde el primer día, hace más de seis años”, dijo el dueño de ‘Picositos’, Rich Fox, a Munchies / Vice.

El manjar mexicano llega directamente de Oaxaca, por lo que surtir la demanda para los clientes en el Safeco Field es un “un ligero pico” en el alza de sus ventas; incluso, tal es su popularidad que limitarán las órdenes de chapulines a 312 por partido, dijo Rebecca Hale, vocera de los Marineros (cifra en honor a Edgar Martínez, ex estrella del equipo de Seattle que contó con promedio de bateo de .312).