Ni como avanzar… INCONGRUENCIAS EN NUESTRO DEPORTE  

HABLAR DEL deporte oaxaqueño es hablar de un rezago de años, mejor dicho de décadas. Es hablar de una actividad que hasta hoy no se le ha dado la merecida importancia a pesar de los enormes beneficios y las contadas satisfacciones que nos ha brindado.

El deporte, llamase recreativo o competitivo, en Oaxaca sigue siendo tema de segunda para nuestras autoridades, aunque en los discursos aparezca como una prioridad. Pero lo más triste es que aunado a la indiferencia de las instancias oficiales los golpes bajos que continuamente viene recibiendo lo condenan a seguir en el letargo…

Para nadie es un secreto que en las últimas semanas el deporte local se ha visto lastimado por acciones por demás reprobables por parte de personas que no tienen la mínima capacidad y menos la sensibilidad que se requiere para estos menesteres, como sucedió con la multimedallista de Olimpiada Nacional, Areli Pérez Solís, quien por indolencia de funcionarios no viajó con la selección mexicana de lucha olímpica que disputaría el Campeonato Panamericano Juvenil en Perú.

Pérez Solís fue convocada por la comisión técnica de la Federación Mexicana de la especialidad para integrar la delegación azteca desde antes de la OJ 2017 y el resultado en esa contienda no alteraría su participación en el Panamericano, sin embargo la falta de visión de la Comisión Nacional del Deporte que dirige Alfredo Castillo, al negar el apoyo a la deportista oaxaqueña, evitó que ésta viajara a Perú.

Como éste hay muchos casos más: Los engaños con los que trabaja el Club Alebrijes del futbol profesional de la Liga de Ascenso. Una “negra” forma de conducirse del grupo Tecamachalco que nos hizo recordar el proceder de Cruz Azul hace más de una década, que por años le vendió espejitos a la afición oaxaqueña y al final se esfumó como si nada hubiese pasado.

Esta vez la Federación Mexicana de Futbol y sus compinches anunciaron que la escuadra Chapulineros no podrá continuar en la 2ª.División Premier profesional, sino en la “Nuevos Talentos”, con jugadores menores de 22 años de edad, pero esta notificación le fue realizada al club oaxaqueño cuando éste ya había conformado prácticamente su equipo rumbo a su eminente participación en el Apertura 2017. Mientras tanto, jóvenes que rebasan ese límite de edad se quedarán sin actividad y verán truncado su sueño de llegar a la Primera División o Liga de Ascenso, como mínimo.

Y qué decir del trato que reciben nuestros deportistas especiales, como sucede con el oaxaqueño Julio César López Zarabia, integrante de la selección nacional de voleibol sentado, a quien la Delegación Estatal del IMSS  prácticamente le arrojó la prótesis en la cara sin cerciorarse si es o no la ideal para su lesión…

A pesar de las insoportables molestias que le estaba provocando la prótesis deteriorara, el voleibolista tuvo que esperar tres meses para recibir una nueva, que dicho sea de paso no resulta funcional para su actividad, pero que sin embargo si fue obligado a firmar una Acta de Entrega donde el IMSS le hará el reemplazo cada tres años y no cuando el atleta lo requiera. Y por si fuera poco, tiene prohibido utilizarla para actividades deportivas.

Sumado a todos estos atropellos, la fuga de talentos y la falta de apoyo en general, han dado al traste con el deporte oaxaqueño, que una vez más se muestra indefenso ante embates que continuamente lo azotan. Asociaciones deportivas y autoridades poco o nada hacen por brindarle protección o cuando menos defender lo que a cada atleta le corresponde. De seguir así, el deporte de Oaxaca difícilmente saldrá del atolladero… (Por: F. de Jesús HERRERA CARREÑO)