Producción de cultivos básicos, sin afectaciones por lluvias: LV

Óscar RODRÍGUEZ

A pesar del golpe de las tormentas “Calvin” y “Beatriz”, no se dañó la producción de granos básicos de Oaxaca, que este ciclo agrícola podría superar las 600 mil hectáreas de maíz, dijo el delegado de la Secretaria de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), Lino Velásquez.

El funcionario aseguró que las tormentas pegaron días antes de la época de siembra e, incluso, fueron favorables porque mitigaron los efectos de la sequía que se había reportado en la zona del Istmo de Oaxaca.

De acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), el temporal generó que se recargaran los mantos freáticos y nos advierten que el ciclo de cosecha de maíz y granos básicos de este año será de los mejores.

Negó que haya subejercicios, afirmó que los fondos autorizados por la legislatura se han ejercido en tiempo y forma

 

AFECTACIONES EN CULTIVOS PERENNES

 

Sin embargo, aseguró que los siniestros agrícolas se encuentran en algunos cultivos perennes, donde ya se está valiendo el seguro catastrófico en materia agrícola.

“Personal técnico de la SAGARPA y de la CONAGUA, además de las aseguradoras, realizan un recorrido por las zonas dañadas y se advierte de siniestros en 9 mil hectáreas de cultivos afectados”.

Velásquez dijo que una vez que se levante los censos, empezarán los pagos de los seguros de hasta mil 500 pesos por hectárea, en el caso de los cultivos básicos, y en el resto los frutales hasta 2 mil 500 hectáreas siniestradas.

Aseguró que la frontera de daños está identificada en las regiones del Istmo, la Costa y la Sierra Sur.

 

DAÑOS EN PRODUCCIÓN DE LICHI

 

En delegado de la SAGARPA en Oaxaca, Lino Velásquez, aceptó que las tormentas dejaron daños severos en la producción de lichi de la zona Mixe y la región Cuenca.

Dijo que se está buscando atender a los afectados con indemnizaciones y con entrega de nuevas plantaciones.

“Tenemos información que la pérdida en la producción de lichi es entre un 50 y un 60 por ciento, al parecer una 300 hectáreas lo que perjudica a más de 500 familias”.

Velásquez afirmó que la perdida de la cosecha de lichi perjudicó las ventas de exportación del producto a Estados Unidos de Norteamérica y Europa.