Miles de almas ovacionan “Donají… La Leyenda”

 

*Ante un lleno total en el Auditorio Guelaguetza, el gobernador del estado, Alejandro Murat, el edil capitalino José Antonio Hernández Fraguas, además de la Diosa Centéotl, presenciaron esta historia zapoteca

El espectáculo no pudo ser mejor, ya que con un lleno total en el auditorio Guelaguetza, miles de almas ovacionaron el espectáculo dancístico de “Donají… La Leyenda”, que se presentó la noche de este domingo, en la víspera del primer Lunes del Cerro.

Con más de 80 bailarines del Ballet Folclórico de Oaxaca, evocaron una vez más una de las leyendas de amor que forman parte de la historia de Oaxaca. De este modo, “Donají, La Leyenda” demostró una vez más ser un magno espectáculo de danza, luz y sonido, donde se fusiona el esplendor de la música prehispánica, ejecutada en vivo con caracoles marinos y tambores y una deslumbrante coreografía.

Fue así que la edición 35 de “Donají…La Leyenda”, nuevamente cautivó a miles de personas que se dieron cita en auditorio Guelaguetza para presenciar esta historia llena de amor, magia, color y tragedia, rememorando parte de la historia de Oaxaca de Juárez.

En punto de las 8:30 horas de este domingo, visitantes y oaxaqueños se fusionaron con el misticismo, la música prehispánica y luces que interpretan esta historia de la princesa zapoteca Donají, en la Rotonda de las Azucenas.

Asistieron a la primera presentación del 2017, el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat; del presidente municipal de la ciudad de Oaxaca, José Antonio Hernández Fraguas y de la Diosa Centéotl.

Los bailarines portaron vistosos penachos de los guerreros mixtecos y las doncellas zapotecas, huipiles, danzando con antorchas, efectos de iluminación y fuegos artificiales para narrar la historia de amor y heroísmo de la princesa Donají y el príncipe Nucano.

 

La leyenda

 

La leyenda cuenta que la princesa Donají fue hija del rey zapoteca Cosijoeza, cuya capital de sus dominios estaba en Zaachila, su nombre significa “alma grande” y cuando nació, un sacerdote de Mitla descifra en el cielo el signo de la fatalidad prediciendo que ella se sacrificaría por amor a su pueblo zapoteca.

Cuando los mixtecos y zapotecos se encuentran en feroz batalla, conoce herido al príncipe mixteco Nucano, de quien se enamora. Al ser derrotados los zapotecos, los mixtecos piden en prenda de paz a Donají para que el rey Cosijoeza respetara los tratados.

La princesa es llevada a vivir a un palacio de Monte Albán y una noche que tratan de rescatarla, es sacrificada por un guerrero. Su enamorado Nucano gobierna con amor a los zapotecos en recuerdo a Donají y sus cuerpos descansan bajo el mismo sepulcro en Cuilápam.

El municipio de Oaxaca de Juárez, ostenta como escudo oficial la cabeza de Donají  en su memoria.

La musicalización, iluminación, vestuario y escenografía, son los elementos centrales de este evento que incluye la participación de más de 80 bailarines, 20 personas en el coro y 15 de staff,  para rememorar la 35 edición de la leyenda zapoteca, que honra a esta heroína presente en la cultura de Oaxaca.

La puesta en escena de esta historia que desde hace 35 años organiza el Municipio de Oaxaca de Juárez, a través de la Dirección de Turismo en el marco de las fiestas de julio, nos recuerda a oaxaqueñas, oaxaqueños y visitantes, una historia de amor entre una pareja de príncipes prehispánicos: Donají y Nucano, pero también el sacrificio de una mujer por el amor a su pueblo.

Asimismo, ofrece un mensaje de unidad, concordia y trabajo en equipo que debe prevalecer entre pueblos hermanos.

Esta representación sigue figurando entre el gusto del público oaxaqueño y extranjero. Por ello, es importante que las y los capitalinos rescaten y preserven los símbolos que han dado paso a la historia de Oaxaca de Juárez y que sin duda forman parte de su identidad cultural, tal y como lo representa el escudo de la princesa Donají.

“Donají… La Leyenda” es parte de nuestra mitología, lo que nos construye como pueblo, lo que genera romanticismo y nos da identidad como cultura milenaria.

Las y los oaxaqueños comparten que esta representación que atrae a turistas nacionales y extranjeros muestra los diferentes elementos que contempla el estado, desde la fundación de la ciudad zapoteca en el Valle de Oaxaca, la invasión por parte de los guerreros mixtecas, hasta el encuentro del lirio en la cabeza decapitada de la princesa Donají.